Estás en:

0

Actualidad, Análisis, Eventos

sobre emprendedores y empleo en la fundación bankinter (II)

logo_fundacion_blanco

Retomo el tema donde lo dejé en el otro post, con el eco de las últimas palabras de Felipe Navío todavía en nuestros oídos.

El moderador cedió entonces la palabra a Nico Goulet, que comenzó su ponencia de una manera mucho más reposada que la de Felipe, menos explosiva, con las tablas que dan los muchos años de experiencia. Nico habla muy bien, no muy deprisa y de forma elegante. Nos explicó, aportando algunas cifras muy gráficas, el potencial del capital riesgo. Los datos que utiliza son muy conocidos; pienso que los saca de los informes sobre el impacto económico y social del capital riesgo en España que realiza PriceWaterhouseCoopers con las estadísticas que recoge el profesor Martí Pellón, o de informes muy citados sobre los beneficios que históricamente ha generado el venture capital en Estados Unidos, que es el país donde más desarrollada está esta industria (prefiero utilizar la expresión en inglés para que ningún lector piense, si digo capital riesgo, que hablo del private equity, que es algo muy distinto pero que en español se traduce igual). La verdad es que las evidencias resultan aplastantes: las empresas financiadas por el venture capital generan más puestos de trabajo, más beneficios, pagan más impuestos, etc. que las demás. Se mire como se mire, es un hecho que el venture es beneficioso para la economía y, en concreto, para el empleo.

A continuación, y tras cumplir con su misión de evangelizador de la industria para la que trabaja (y hace bien, ya que muchas veces dicha industria, que también es la mía, es denostada desde la ignorancia más supina), olvida las evidencias numéricas y pasa a hablarnos de su visión de España desde el punto de vista de un emprendedor y de cómo impulsar una sociedad de emprendedores. Divaga, pero su forma de conversar serena y agradable hace que eso no importe lo más mínimo. Son ideas sueltas sobre el fondo del asunto, pero certeras y, por eso, sugieren un enorme caudal de reflexiones en la audiencia. Me quedo con dos especialmente: la primera, el freno que supone el ancestral miedo al fracaso que sufrimos en este país. Lo que en otras latitudes puede suponer una valiosa experiencia, pese a haber constituido una dolorosa muesca vital, aquí en España estigmatiza casi casi para siempre: hacia fuera generando una desconfianza generalizada, y hacia adentro una dolorosa vergüenza que no nos deja tomarnos la revancha. Ahora soy yo quién divaga, no Nico Goulet, pero es que creo que tiene toda la razón al enfatizar ese punto. No sé si somos víctimas de nuestro histórico apego a la hidalguía o qué, pero la realidad es que el miedo al fracaso nos paraliza y reduce, creo yo, muchos proyectos ganadores a la inactividad más absoluta, con el consiguiente resentimiento interior. ¿Cómo combatir esto? Nico va a la raíz: educación. Educación, que exige, como decía Felipe, un business plan del Estado, una estrategia global, que afecte a toda la estructura de la sociedad. Esto, señala Nico cada vez más vibrante, no se cambia en cuestión de meses, sino de generaciones, pero es la solución de verdad. Y vuelve a poner un ejemplo del capital riesgo, que a mí me encanta y lo utilizo también un montón: hace 50 años el capital riesgo no existía en Norteamérica, pero se tomaron las medidas correctas sabiendo que su fruto se vería pasados muchos años (cita las medidas de la SBA, la agencia estatal para la pyme de EEUU), y ahora lo vemos, ¡vaya que si lo vemos! El más granado de todos, Silicon Valley, ¿o no? Pues su origen está en un oscuro programa de medidas de la década de los 50. En fin, dejo ya este tema, aunque reconozco que me gusta mucho. Nico comienza entonces a lanzar sugerencias y propuestas, como dardos sin diana, en esta línea de tomar medidas más de fondo. Os dejo una que a mí me gustó especialmente: ¿por qué nuestros grandes emprendedores no tienen calles, plazas y avenidas, como sí las tienen los políticos, los científicos y los generales? Quizá el creador de Inditex se merece una calle principal, y no solo en su pueblo (no sé si la tiene o no) sino también y sobre todo en las grandes ciudades. En fin, hay tema para darle vueltas y trabajar.

En el siguiente post hablaré de la intervención, la de Ignacio Aguado y Gonzalo Gómez Bengoechea, el verdadero protagonista del acto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), ofrece estudios Bolonia reconocidos por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) a través de su metodología e-learning y lifelong learning, donde combina Televisión por Internet de Alta Calidad (IPTV) con recursos de la web 2.0.
La UNIR, es la Universidad en Internet.