Estás en:

0

Actualidad, Opinión, Eventos

Sobre emprendedores y empleo en la Fundación Bankinter (I)

fundacion bankinter

La semana pasada asistí a una conferencia en la Fundación Bankinter cuyo descomunal título hablaba de “emprendimiento y empleo“. Digo descomunal porque, como marco o indicio de lo que allí se iba a tratar, no estaba nada mal: por un lado el problema más acuciante en nuestro país, el desempleo, y por otro uno de los movimientos más arrolladores que se está desplegando en la actualidad, el del emprendimiento. Prometía. 

Para ilustrarnos sobre ambas materias contábamos con un más que atractivo plantel de ponentes: 

 

  • Felipe Navío, cofundador y CEO de Job and Talent, al que conocí cuando hace unos años vino a buscar financiación al fondo de venture capital donde yo trabajaba (la historia es que les hicimos una oferta, pero apostaron por otro inversor que les proponía un trato indudablemente más ventajoso).
  • Nico Goulet, inversor en Adara, al que conozco personalmente desde hace años.
  • Gonzalo Gómez Bengoechea, que tras las tres breves  ponencias anteriores nos presentaría las conclusiones del Future Trends Forum (FTF) sobre el desempleo español. Y a todo lo anterior se sumaría un interesante turno de preguntas moderado con soltura y elegancia por alguien de la Fundación, al que no tuve el placer de conocer.

 

En este primer post hablaré de la primera intervención, la de Felipe Navío; el resto de las intervenciones las dejaremos para una segunda entrega para evitar que el post sea demasiado largo.

Rompió el hielo el más emprendedor de todos, Felipe Navío. De pie en lugar de permanecer sentado en su butacón, comentó brevemente su visión sobre el problema del desempleo desde la especialísima perspectiva de alguien que, en plena juventud, ha levantado una empresa que cuenta actualmente con nada menos que 50 empleados. Se me quedaron grabadas tres cosas de su intervención: primero, el problema educativo que hay en España, con unas instituciones universitarias sobrepasadas por la realidad. Me llamó la atención porque, para ejemplificar lo anterior, aludió a la necesidad que ha tenido él de contratar programadores de Ruby On Rails en Polonia ante la falta de talento local. Y me llamó la atención porque no tengo tan claro que sea así, si no más bien que el talento polaco es probablemente más barato que el local. La verdad es que me quedé con las ganas de preguntarle si de verdad era por lo primero, y con la mejor intención del mundo, porque me parecería absolutamente lícito buscar lo bueno, bonito y barato, y más con todas las apreturas de presupuesto que sufre un emprendedor.

En segundo lugar, me sorprendió la manera tan plástica con la que describió su impotencia a la hora de contratar: sin el sobrecoste que impone la Seguridad Social, donde tiene dos trabajadores, y bien pagados, podría tener tres. Es algo obvio, pero nunca me lo había planteado así. Y con eso el debate estaba servido, y aunque él lo dejó ahí, yo lo seguí en mi cabeza: ¿merece la pena suavizar estas cotizaciones a las startups que generan empleo en la situación actual? ¿Sólo a ellas, o a empresas grandes también? ¿Hasta qué punto se resiente el estado del bienestar por eso? Pienso sinceramente que es cuestión de echar números, más o menos complejos. Felipe sugirió la posibilidad de eximir de las cuotas a las startups durante los primeros años de vida, y realmente puede ser una opción (de hecho así lo piensan muchos especialistas).

Por último enmarcó todo lo anterior dentro de una interesante reflexión, para la que utilizó un símil que me resultó simpático: igual que a ellos, a los emprendedores, los inversores les piden un plan de negocio, un business plan en inglés, de la misma manera él echa en falta un business plan en el país: un documento que recoja la estrategia que se va a seguir para darle la vuelta a la situación actual, con medidas como la que comentábamos antes y otras, coherentes y sincronizadas entre sí para alcanzar el objetivo final, porque la sensación que a veces se tiene es la de total improvisación obligada por el devenir de los mercados y otros agentes. 

En resumen, una intervención fresca y directa, tras la cual se sentó de nuevo y respiró hondo, liberando la tensión acumulada. Y hasta aquí por ahora: en breve, en otro post, os contaré todo lo que vino después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), ofrece estudios Bolonia reconocidos por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) a través de su metodología e-learning y lifelong learning, donde combina Televisión por Internet de Alta Calidad (IPTV) con recursos de la web 2.0.
La UNIR, es la Universidad en Internet.