Fuentes de financiación

Tras detectar una oportunidad de negocio, los emprendedores inician la búsqueda de financiación como paso previo al desarrollo de su idea. Pero esta búsqueda no es trivial: existen muchas alternativas financieras que se adaptan a las diferentes estrategias y fases de desarrollo empresarial. En esta sección se exponen las distintas opciones, las claves principales para su selección y la mejor manera de acceso a cada una de ellas.

Conseguir financiación para la puesta en marcha de un proyecto es una necesidad no sólo cuando empieza la actividad, sino que suele ser una exigencia continua que se prolonga durante todo el ciclo vital del emprendimiento.

La correcta elección de este recurso no tiene que ver sólo con los intereses y tasas, además será necesario conocer que existen diversos tipos de financiación dependiendo del nivel en el que la idea o desarrollo se encuentre. La cuestión es de donde vamos a sacar el dinero para una inversión y cómo vamos a planificarla en el tiempo.

En el caso particular de España, la financiación de los proyectos empresariales que empiezan o Start-ups, proviene en un 80% aproximadamente de los bancos y un 20% de fuentes no bancarias, en contraste con otros países como Estados Unidos donde el ratio es 30% para la financiación bancaria y 70% para la la no bancaria.

En España las principales fuentes de financiación no bancaria que existen, que pueden ser usadas en las distintas fases de desarrollo y para la captación de fondos a medida que ésta crece y necesita más financiación son:

 

La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), ofrece estudios Bolonia reconocidos por el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) a través de su metodología e-learning y lifelong learning, donde combina Televisión por Internet de Alta Calidad (IPTV) con recursos de la web 2.0.
La UNIR, es la Universidad en Internet.